Cesárea

¿Cuándo debería realizarse una cesárea?

Las cesáreas son intervenciones quirúrgicas de rutina en un centro veterinario. La decisión de hacer una cesárea depende del estado de la perra y los cachorros.

Aunque algunas distocias (parto difícil o imposibilidad de que se produzca de forma natural) se pueden resolver mediante tratamiento médico y manipulación externa por parte del veterinario, la gran mayoría de ellas acaban en intervención.

Para evaluar en qué momento hacemos la cesárea, hay que controlar si hay o no sufrimiento fetal por ecografía y cuánto tiempo ha pasado desde que nació el ultimo cachorro, si han pasado más de 4 horas, debe plantearse la posibilidad de intervención.

Muchos criadores prefieren hacer una cesárea programada, sobre todo en algunas razas donde el parto es muy complicado, como en el buldog o en el chihuahua.

Algunas de las alteraciones que podemos ver en la perra antes de la intervención son:

    • Agotamiento físico.
    • Deshidratación.
    • Hipotensión y/o hipocalcemia (nivel sanguíneo de calcio por debajo de lo normal).

¿En qué consiste una cesárea?

La cirugía consiste en una incisión en la línea media del abdomen, exteriorización del útero y extracción de los cachorros, posteriormente se cierra la incisión con una doble capa de sutura, técnica que permite que quede hermético.

Muchos de los propietarios aprovechan este momento para esterilizar a la perra, si ha sido un embarazo no deseado y tenían pensado esterilizarla.

Para realizar la cirugía, hay que estabilizar a la perra mediante una rigurosa preparación quirúrgica y la adecuada anestesia, que no ponga en riesgo la salud ni de los cachorros ni de la madre.

¿Cuáles pueden ser algunos de los factores de complicación y riesgos a tener en cuenta en la ejecución de una cesárea?

Las complicaciones de la intervención se pueden originar por distintos factores, tales como:

    • El estado de los fetos previo a la intervención.
    • El tiempo que ha pasado desde el inicio del parto hasta la intervención.
    • El número de cachorros que hay que extraer.
    • El estado de salud general en el que se encuentra la perra.

 

A todo esto, se suma al especial cuidado que debemos poner en el protocolo anestésico, para evitar daños en los fetos.

Entre las complicaciones quirúrgicas, más frecuentes, nos podemos encontrar con:

    • Hipotensión.
    • Laceración uterina.

Cuando el estado del útero no es el óptimo, es recomendable hacer una ovario histerectomía (extracción de útero y ovarios, provocando la esterilización de la perra), que no afecta a la lactancia.

Postoperatorio

Una vez resucitados a los cachorros y recuperados de los efectos de la anestesia son llevados con la madre y hay que asegurarse de que los cachorros tomen calostro. Para ello, hay que vigilar a la madre, comprobando que acepta a los cachorros.

La perra deberá permanecer hospitalizada, si no hay ninguna complicación, hasta que esté plenamente recuperada de la anestesia, para poder dar el alta hospitalaria.

En The Gorilla Vets Company contamos con veterinarios especialistas en cirugía y anestesia, con amplia experiencia en este tipo de casos, que nos permite ofrecer la mayor seguridad y calidad en el servicio.

Llámanos y solicita una cita si tu mascota está embarazada

Haremos seguimiento del embarazo y comprobaremos que todo está correcto. En caso de necesitar una intervención con cesárea programada acompañaremos y cuidaremos a tu mascota en todo el parto. 

Índice