Cistotomía

¿En qué consiste la cistotomía?

La cistotomía es una cirugía que consiste en la apertura de la vejiga urinaria mediante incisión y se realiza bajo anestesia general inhalatoria. La vejiga es un órgano con forma de bolsa cuya función es almacenar la orina que posteriormente es expulsada al exterior de forma controlada.

Durante la intervención podrán tomarse muestras, tanto de la pared de la vejiga como de los cálculos o pólipos, para ser analizadas y ayudar a descubrir el origen del problema. Posteriormente, se llevarán a cabo varios lavados con suero salino fisiológico estéril para arrastrar los pequeños restos que puedan quedar.

Finalmente, se suturará la pared de la vejiga para garantizar que queda hermética, sin comprometer su función normal, que es la capacidad para distenderse cuando se llene de orina de nuevo.

¿Cuáles son las principales causas que dan lugar a la ejecución de una cistotomía?

La principal causa para llevar a cabo una cistotomía es la extracción de cálculos urinarios de gran tamaño. Los cálculos son piedras que normalmente aparecen por la precipitación de sustancias filtradas en la orina como consecuencia de diferentes factores, siendo los más frecuentes, las infecciones bacterianas, la dieta y las alteraciones metabólicas.

Cuando estos cálculos no pueden ser eliminados a través de la uretra que comunica la vejiga con el exterior, se van acumulando en la vejiga, dañándola y ocupando espacio, que terminará generando infecciones, sangrados y dificultad en el momento de orinar.

También cabe la realización de la cistotomía para la exéresis de tumores o masas vesicales que aparecen como consecuencia de una irritación o inflamación y que pueden llegar a impedir orinar correctamente a nuestra mascota.

¿Qué requiere una cistotomía?

Puesto que la cistotomía es una cirugía compleja que requiere de anestesia general es requisito indispensable realizar un completo análisis preoperatorio para un correcto diagnóstico.  

Este análisis deberá incluir una exploración general completa, análisis de sangre y orina, radiografía y ecografía abdominal, así como, electrocardiograma.

Postoperatorio

Como la duración de la cirugía no suele ser excesivamente larga, la recuperación anestésica es rápida y normalmente en un par de horas ya son capaces de andar.

Durante el periodo postoperatorio que viene a durar -un mínimo de dos semanas- es importante que el paciente realice un estricto reposo para asegurar la adecuada cicatrización de la incisión tanto en la vejiga como en la pared abdominal.

Esto implicará que no podrán hacer esfuerzos ni bruscos ejercicios, limitándose a pasear a partir de las siguientes 24 horas controlados con la correa.

Los primeros días suelen continuar expulsando orina con sangre que irá tornándose a color anaranjado o marronáceo.

La aplicación del collar isabelino, curas de la herida y administración del adecuado tratamiento, forman parte de este periodo postoperatorio.

Llámanos y solicita una cita si tu mascota requiere una cistotomía

Índice