Otohematoma

¿Qué es un otohematoma?

Un otohematoma es la acumulación de sangre dentro de la lámina cartilaginosa de la oreja de nuestra mascota. 

El otohematoma suele darse en perros y gatos y se origina a partir de las ramas de la arteria auricular mayor, dentro del cartílago auricular fracturado, como consecuencia de sacudidas de cabeza, rascados de orejas por dolor o irritación asociadas con otitis externa.

Las bacterias en perros y ácaros en gatos (Otodectes cynotis) suelen ser los factores responsables.

De inicio los otohematomas son blandos, fluctuantes y con contenido líquido.

Con el tiempo se vuelven firmes como resultado de la fibrosis y adquieren una forma de “coliflor”.

¿Cómo debe tratarse?

El tratamiento de elección es quirúrgico puesto que nos permitirá eliminar el problema descrito, evitando la recurrencia y ayudando a conservar la apariencia natural del pabellón auricular de nuestro perro o gato.

La técnica se basa en realizar una incisión a través de la cual se drenará el hematoma y realizará una limpieza profunda del pabellón auricular y del conducto auditivo externo.

Se deberá eliminar la fibrosis y favorecer la recuperación del aspecto normal de la oreja, ya que, de lo contrario, son más probables complicaciones como retracción del cartílago de la oreja, lo que podría implicar la caída de alguno de los puntos de fijación suturados.

Postoperatorio

Con respecto al postoperatorio, se requieren pocos cuidados por parte del propietario, pero metódicos.

Limpieza y tratamiento analgésico y antibiótico pautado por el profesional veterinario, así como revisiones y cambios de vendaje, en las fechas indicadas.

Los puntos serán retirados, como regla general, unos 10 días después de la intervención y será imprescindible el uso de collar isabelino.

Llámanos y solicita una cita si necesitas una cirugía de otohematoma para tu perro o gato

Índice