Vacuna leucemia felina

¿Para qué animales va dirigida la vacuna contra la leucemia?

Transmitida por diversas formas de interacción entre los gatos, incluido el contacto con la saliva del animal o durante el nacimiento de un gatito contaminado, la leucemia vírica en los gatos no tiene un tratamiento específico, y sólo se pueden tratar y aliviar los síntomas de los animales domésticos afectados, en busca de una mayor calidad de vida.

La vacuna contra el virus de la leucemia felina (FeLV) es la principal y más eficiente forma de prevención, y aunque la enfermedad también puede ser evitada a través de algunos cuidados específicos para proteger a su mascota, sin la vacuna, cualquier cuidado puede ser poco ante la posibilidad de que su felino sea infectado por esta enfermedad.

La vacuna de la leucemia es una vacuna para gatos. Puedes ver los protocolos de vacunación en la sección vacunas para gatos.

¿Te gustaría pedir cita para que uno de nuestros veterinarios vacune a tu gato de leucemia en tu domicilio?

Aplicación de la vacuna de la leucemia felina

Pauta de administración recomendada depende de si es un cachorro o un gato adulto.

Cuando vacunas gatos cachorros, se ponen 2-3 en dosis (depende de la edad de inicio de vacunación), con una separación de 3-4 semanas entre cada aplicación.

En los adultos la dosis de vacunación se recomienda una vez al año.

¿Se puede combinar con otras vacunas?

La vacuna trivalente de gatos, muy frecuentemente se pone conjuntamente con esta vacuna de leucemia.

¿Es recomendable para todos los gatos?

La vacuna de la leucemia felina será recomendada en casos de gatos que pueden estar en contacto directo con gatos callejeros o gatos que conviven con con otros infectados por este virus y que pueden llegar a transmitir la enfermedad.

Ante cualquier duda pide cita o presupuesto ahora, por whatsapp en el 635 84 27 33  indicando «vacuna leucemia felina».

¿Es necesario hacer el test de leucemia antes de vacunar?

Si tu gatito es un cachorro y se vacuna por primera vez, es necesario comprobar que no tenga ya el virus.

El test de inmunodeficiencia y leucemia detecta si ha habido infección por uno de esos dos virus, que provocan una inmunosupresión. Siempre que haya existido riesgo de contraer uno de esos virus, es necesario hacer el test antes de cualquier vacunación en un gato. 

Los riesgos de vacunar con la vacuna de leucemia o la vacuna trivalente a un gato con virus de inmunodeficiencia o leucemia son que la vacuna puede no ser efectiva, y, sobre todo, que puede afectar negativamente al sistema inmune del gato.

Índice